top of page
  • DW

Cooperación alemana: “Una apuesta a favor de la sociedad civil“



"Es un honor el trabajo que hago, enfrentamos un abismo de violencia, pero siento mucha admiración por la gente. Son historias de violencia, pero también de resistencia", afirma Stefania Grasso, una de las seis cooperantes que se encuentran en México en el marco del programa del Servicio Civil para la Paz.


La cooperante suizo-italiana trabaja con la organización Aluna, que ofrece en México acompañamiento psicosocial a organizaciones y defensores que ayudan a la población que es o ha sido víctima de crímenes y violaciones, desde tortura y desapariciones hasta la defensa del territorio y la violencia machista. La organización ayuda a los que ayudan, y lo hace promoviendo la comprensión del miedo y la violencia.

"El enfoque psicosocial es una herramienta emancipadora para enfrentarnos a la violencia, es una manera de ver los daños de manera integral. Al tener esa mirada amplia, también se tiene un abanico mayor de posibilidades para enfrentarla", explica Grasso. "No es lo mismo tener miedo y no saber por qué, que saber que el miedo es inducido, que quieren que tengas miedo porque te quieren callar".


Apuesta política de Alemania a favor de la sociedad civil

El Servicio Civil para la Paz es una apuesta de la política alemana a favor de la sociedad civil, que pone en el centro de su trabajo a defensores y defensoras, a periodistas y a mujeres, una población vulnerable en el conflicto violento que se vive en México, explica la fundadora de Aluna, Clemencia Correa.

"Llevamos unos 10 años viviendo una disputa violenta por el territorio, por la economía, por las rutas, por las siembras, y una disputa por la población, por el control de las personas", explica Correa.

En el complejo conflicto de violencia que vive México no solo hay una colusión de estructuras del Estado mexicano con grupos criminales. "También hay otro actor que no podemos invisibilizar, que son las empresas. Hay muchas formas en las que a nivel local se disputan estas luchas territoriales. Hay casos en donde hay megaproyectos de minería, en donde hay crimen organizado y policías estatales que buscan controlar a la población para que no exija sus derechos y no haya movilizaciones en contra de la empresa", destaca la experta.

La activista advierte que, aunque ha llegado un gobierno con un discurso diferente, los hechos de terror continúan. "Ojalá y la violencia disminuya con Andrés Manuel López Obrador, pero no lo sabemos todavía".


publicada en Deutsche Welle (DW).


Comments


Publicaciones recientes
bottom of page